Las Sesiones Ordinarias generan un espacio de diálogo abierto, plural e incluyente, donde las entidades federativas compartan sus experiencias y retos en la práctica de monitoreo y evaluación.